viernes, 17 de septiembre de 2010

Poemas de LA HIJA DEL CARNICERO (Zignos, 2007) y CORAZA (Avde Sapere, 2009), libros de Vanessa Martínez Rivero. En entrevista con Tv Blog Literario


.
De LA HIJA DEL CARNICERO (2007)

Soy feo y me haré una amputación para ti
con frases para testamento,
donde tú, niña,
tendrás que percibirte agradecida
por toda esta magra carne
que huye en las tenebrosidades
de mondongos,
alcohol
y olor a ceviche sazonado
por hambrientos feligreses
entre
las piernas de las putas.

regresaré a casa todo macho pincho frío,
en mi taciturna ebriedad,
a darte las buenas noches.

qué cosa te queda:
querías el título
y, total, ahora eres la importante,
la freak del músico
y del Rock and Roll,
baby,
no te olvides
el puto Rock and Roll.
....................

Una infanta disfrazada de realidad,
corre a través de paisajes etéreos,
tal vez porque es libre,
tal vez porque está huyendo.

los juguetes
-eróticos fetiches-
la esperan en casa
para derrocharse
y pernoctar en su tiempo infantil,
que se alimenta
de un sueño perverso.

¿entonces
de qué se avivan los sueños,
de alguien que sueña con ser nada?

la realidad es ella
y
ella
no existe:

se reinventa.
....................

La hija del Carnicero
No he podido profesar,
la luminaria y el silencio cómodo
de habitar feliz
y emplacebada en este piso machihembrado a pata calata,
he caminado como ganadora del Nóbel,
directo a la cocina,
donde tantas veces te guisé besos y
pedazos de senos.

no he dejado de sonreír
y apoyándome tambaleante
he visualizado tu magnífica fisonomía,
he localizado con mí índice trotamundos
en este atlas de cuerpo moldeado por ti,
el ancladero donde quisquillan efervescentes insectos.

y justo allí donde hallo el vértigo de tu amor,
me he estacionado,
he abierto la gaveta
y me he clavado el cuchillo,
para no olvidarme de esto.
....................

Me noto extraña,
suspendida,
sin retorno,
oliendo este delicioso plato.

el amor huele a carne.

en el aire se condimentan tus restos.

a veces los olemos para masticarlos
en ausencias húmedas.

ni el trago o los aditivos al desdoblamiento
nos hacen ruines,
sólo concentran este recuerdo
en la explosión de una neurona muerta.

haciéndonos el amor
en un pequeño corte doloroso,

soñándote siempre blanco,
sonriente,
posado a mi izquierda
entonando
una melodía
para
no despertar.
....................

Por qué aspiramos a construir un país moderno.

por qué no podemos perdernos en la no cultura.

por qué mil textos y panfletos de poder
nos marean los almuerzos,
las conversaciones de sala,
los épicos discursos de suplicio
en nuestras orejas,
la participación ciudadana
de los borregos,
de los mamíferos que volamos
por los silbidos de quienes nos llevan al tropiezo.

gobernantes que arribarán en la ciudad de los reyes,
todos monarcas.

nosotros,
vínculos del látigo,
torturados por la pantalla
de los negreros.
....................

Si cualquier cosa te da en la espalda y te aniquila
hasta los pies.

por favor, dejemos que huya la cabeza.
....................

Tu cabeza no es otra cosa,
que un hemisferio de tristes poblaciones.

captura esta cena de lamentos.

tu ilusión me la comí.


De CORAZA (2009)

Pirata sin pez
Pueda tal vez oír sobre el árbol tumbado,
…………que se plantó el día que se fundó tu ciudad.
El pregonero está triste buscando
…………los restos del árbol que cayó,
y hace cunas para mecer imaginariamente sus cantares:
sabe que se volvió una mafia el nacer del papel
…………y por lo tanto llora sus peces extintos.
Un dulce tiburón le hacía pensar
…………que un río siempre se recorre con
…………algún pirata deseo de cobijo.
Lamenta que el testigo dios de agua,
…………se vuelva un hibrido criadero.

Pero en yanquilandia
todo empieza a subir en busca de aviones,
y el faro empequeñecerá
su corazón de neón para las visitas.

Liba licor con añoro clandestino:
…………no necesitará de cortezas
…………ni hojas para recortar peces raros que se fueron en los dibujos de sus hijos.
Un hijo siempre dibuja a su familia y este padre tiene cara de pescado.
Él se ha guardado un acuario de agua dulce en la boca y los hace bailar...
la lluvia nos disfrazó, me mojé tanto, que me inundé
(ni se me veía)

Era un pez raro de sal chapoteando la noche...
de mis escamas transparentes se hizo un collar para colgárselo en el cuello como un premio.
Yo, un corsario
contemplando la arquitectura mora de la ciudad,
anclada con un par de gafas
escondí mi parche pirata
y la calavera se hizo un vestido con mi pañuelo rojo.

Desapareció hasta dejarme sola.
La muy puta no sabe que será comida para perros cuando sus huesitos se empiecen a volver polvo
y algunos borrachos se la metan por la nariz.

El pregonero, algún día que vuelva me cederá su lugar para poder cantar más fuerte que estos grillos,
y zumbaré en tu oreja con mis trompetines.
Estallaré mi grito en el cielo como una pólvora luminosa
¡Calavera, calavera!

Hay sonidos sin retorno y peces extintos por recordar.

Río Guayas – Ecuador

Reptar
Llegará la hora en que tendré que desembocar en los océanos,
que mezclar mis aguas turbias,
que tendré que silenciar mi canto luminoso.
Javier Heraud

Ya quisiera irme con los espectros a los que se les cayó la nación encima,
pero me he rodeado del fuego
y no puedo
…………simplemente
…………ser más que un lanzallamas.

Mi larga cola ha de entreabrir
un solo camino hacia la frontera,
a esta ruta criminal donde
desembocan mis Pacíficos.

No confío en el tramo de los fantasmales arenques que me tragué,
están enfermos, fríos,
llenos de la sangre guinda que se comieron mis muertos.

No confío,
por eso he de seguir a la brea en Vulcano
…………cerca al sol del puerto.

Mutaré mi cutis y beberé de la mar.
Estiraré mi lomo.
Jugaré con los barquitos e incendiaré sus velas.
Entonces tus liliputienses excitados narcotizarán mi alma.

Seré el show de la semana,
el circo beat de tu cielo me agotará
y huiré
…………imitando mi extinción a casa,
…………donde escondí mis meteoritas embriagadoras.

Aquí soy la última de mi maldita casta,
la que vaticina sus pérdidas,
…………la que…………vaticina
…………sus
…………pérdidas

…………blancas.


VANESA MARTÍNEZ RIVERO. Lima, 1979. Publicó las plaquetas de poesía Poemas del olvido y Amencia nata. Así mismo tiene publicados los libros La hija del carnicero (2007), y Coraza (2009).
Ha residido en Cajamarca, Trujillo, Lima, Chile y Bolivia, y visitado Argentina, Ecuador y Cuzco; viajes que le sirvieron de soporte vivencial para el planteamiento de ambos libros.
Trabajos suyos han sido antologados en Chile, Argentina, Perú, México y Estados Unidos. En algunos casos, con traducciones al inglés.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...